Hipoteca e impuestos

La hipoteca también lleva aparejados una serie de impuestos que debemos afrontar en el momento de adquirir nuestra nueva vivienda. Es importante a la hora de comprometer nuestra hipoteca el tener controlados también estos gastos, ya que su importancia crece con la magnitud de la operación y la hipoteca es uno de los contratos más importantes que firmaremos en nuestra vida.

  • Pago de impuestos al contratar la hipoteca

    IVA en la hipoteca

    : Tan sólo pagaremos el IVA cuando adquiramos una vivienda nueva. El IVA que pagaremos es del 7% sobre el precio del bien inmueble. En el caso de una vivienda de protección oficial el IVA se reduce a un 4%.

  • Impuesto de Transmisiones Patrimoniales: Este es el tipo de interés que se aplica cuando adquirimos una vivienda de segunda mano. El impuesto que pagaremos es un 6% o 7% dependiendo de la Comunidad Autónoma.

  • Impuestos de Actos Jurídicos Documentados: Este impuesto recoge todos los actos en los que es necesaria la presencia de un notario. Su cuantía es del 0'5% y puede referirse tanto al total de la compra-venta, como a la suma total a la que asciende la responsabilidad hipotecaria.

Por otra parte, la carga de la hipoteca puede suponer importantes desgravaciones fiscales. Es importante tener en cuenta que, de igual modo que los impuestos pueden ser una carga extra para nuestro bolsillo, también pueden suponer un alivio fiscal a largo plazo, especialmente si nuestra hipoteca es para pagar nuestra primera vivienda.

Cláusula Suelo

Es un tipo de cláusula que establece un mínimo a pagar en las cuotas de la hipoteca aunque los intereses ordinarios que se han acordado con la entidad financiera estén por debajo. También se le llama suelo hipotecario cuando se establece un porcentaje mínimo al Euribor aunque su valor en el mercado sea otro.

Es un tipo de cláusula legal en España, aunque se puede reclamar en caso de que su caracter sea abusivo, es decir que a la hora de firmar la hipoteca no se haya informado de que este tipo de cláusula se aplica en la hipoteca. Uno de los procedimientos para reclamar esta cláusula es mediante una carta de reclamación de la cláusula suelo.