Hipoteca híbrida

La hipoteca puede tener una solución intermedia que no nos exija adoptar desde un comienzo un tipo de interés variable o un tipo de interés fijo. Estas soluciones son conocidas como hipotecas híbridas y están dirigidas a aquellas personas que tienen más dificultades para afrontar una hipoteca.

Hipotecas híbridas

Hipotecas híbridas




Las hipotecas mixtas ofrecen la posibilidad de adoptar un tipo de interés fijo durante los primeros años para después pasar a ser de tipo variable hasta su cancelación. Estas hipotecas están especialmente destinadas a matrimonios jóvenes que no pueden afrontar la incertidumbre inicial de un tipo variable. De esta manera se puede planificar el pago de la hipoteca durante los primeros años sin sufrir un repentino apuro económico.

Otra solución es la hipoteca variable con techo. Estas hipotecas son exactamente iguales a las de tipo variable, sólo que existe un techo a partir del cuál, a pesar de que suban los tipos de interés, los intereses pagados por la hipoteca no suben. La desventaja de esta hipoteca es que el ahorro de riegos se cobra en forma de comisiones y tipos añadidos al Euríbor más elevados, además de ser créditos restringidos a casos especiales.