Tipos variables

El tipo de interés es una de las elecciones más importantes a la hora de contratar una hipoteca. La principal decisión será la de optar entre un tipo de interés fijo o variable. Es muy recomendable hacer los estudios necesarios para saber cuál será el tipo de interés ideal a la hora de contratar nuestra hipoteca.

Interés de tipo variable

Interés de tipo variable



Los tipos de interés variable tienen la principal ventaja de ser más baratos en el momento de contratar la hipoteca que los tipos de interés fijos. Además un tipo de interés variable puede ser incluso más económico con el tiempo cuando éste es contratado en épocas en los que el Banco Central Europeo ha fijado tasas de interés elevadas y el índice del Euríbor es alto.

Los tipos de interés variable suelen ofrecer un interés que varía en base al Euríbor más un porcentaje añadido del banco. Este interés suele tener vigencia de medio año o un año, tras el cual es revisado y reajustado a la nueva tasa que presente el Euríbor. Como se ha comentado, son hipotecas con mayor riesgo y su pago es más difícil de planificar.

Existe una variable de este tipo de hipotecas en las que las variaciones del tipo de interés se traducen en el número de cuotas que existen a lo largo del año, manteniendo éstas el mismo pago. Es decir, no se paga más por aumentar los tipos, sino que paga en más ocasiones. Estos préstamos se conocen como Hipoteca de cuota fija.